Reportajes

Instagram: ¿Cómo ha cambiado nuestra sociedad?

Instagram es el mal

Durante muchos años, repartidos por el mundo ha habido lugares maravillosos ajenos a las masas, conocidos únicamente por la población autóctona de cada zona. Sin embargo, el “BOOM” de Instagram ha acabado con la magia que suponía llegar a un lugar increíble y disfrutar del silencio.

Ni los rincones más remotos están a salvo con Instagram

El azul turquesa y las aguas cristalinas del lago brillan, los barcos de pesca se balancean suavemente y la cadena de montañas se refleja en el agua. Si señores, estamos definiendo el maravilloso Lago di Braies que está situado en los Alpes del Tirol del Sur (Italia). Este idílico lugar a respirado tranquilidad durante muchos años pero Instagram se ha encargado de abrirlo al mundo y acabar con esa magia de ser un lugar único y todavía por descubrir. A día de hoy, si entras en instagram y buscas por el hastag #lagodibraies te aparecerán unas 150.000 fotos del majestuoso lugar. Como puedes imaginar, estas imágenes están cargadas de comentarios de terceros en los que se expresa la admiración por el lugar y una inminente visita.

Los lugares silenciosos están invadidos

Lugares como el Pragser Wildsee se están convirtiendo en pequeñas celebridades, algunas incluso en peregrinaciones habituales de Instagram. De repente, conocidos en las redes sociales, los destinos no siempre pueden resistir la embestida. Cuando un blogger italiano publicó un post sobre el valle de Verzasca en Suiza el año pasado, el pueblo experimentó una ola de visitantes que fue casi imposible de manejar.

Como bien dice Laura Jäger, consultora de TourismWatch:

Los lugares tienen poco control sobre el contenido que termina en las redes sociales.
Los viajeros deben ser conscientes de cómo sus comportamientos en las redes sociales pueden impactar en las áreas objetivo y las personas locales y cómo manejarlos de manera responsable.

Este fenómeno está “destruyendo” lugares maravillosos e incluso los Instagramers se están dando cuenta del efecto negativo de sus publicaciones. Por ejemplo, Sara Melotti comentó en una entrevista:

Se ha desarrollado un nuevo turismo de masas para jóvenes, y los jóvenes viajan para tomar fotos para las redes sociales, solo para demostrar que he estado aquí.

Sara Melotti aseguro que ya no anota los lugares exactos en los que toma sus fotografías porque no quiere contribuir a está “destrucción”. Este gesto la honra y mucho, así que esperamos que la difusión de esta situación ayude a frenar este fenómeno y proteger algunos de los lugares más remotos e idílicos de nuestro mundo.

Fuente: Heise

About the author

cordobaan15

cordobaan15

Nací en Cabrils, cerca de Barcelona en el 1991. Soy graduado en Administración y Dirección de Empresas en la UB. Master en Marketing Online y Comercio Electrónico por la EAE; emprendedor y creador de Bloovs Barcelona. Vivo con pasión la práctica del deporte y los avances de la tecnología.