Actualidad

iPhone X e iPhone 8: reparar su espalda será muy caro…

Cuando Apple presentó los nuevos iPhone 8 e iPhone X la alegría cubrió el corazón de los más nostálgicos, que veían en el diseño del iPhone 4 el más elegante y llamativo hasta la fecha (nosotros nos incluimos en el pack). Sin embargo, al poco tiempo se empezaron a disparar las alarmas entre aquellos que aseguraban que el nuevo iPhone 8 volvía a mostrar una fragilidad extrema, algo que ni gusta demasiado… Como no podía ser de otro modo, Apple se pronunció rápidamente para asegurar que estamos ante el cristal más resistente que ha montado un smartphone hasta la fecha con lo que la fragilidad no debería ser un problema.

Reparar la espalda cuesta más que cambiar la pantalla del iPhone 8…

Con esas palabras lanzadas desde Cupertino los ánimos se calmaron, pero hoy vuelven a saltar las alarmas gracias a la noticia publicada por Appleinsider en la que queda reflejado que el cambio del cristal del reverso del nuevo iPhone está recogida en la categoría “otros daños”.



¿Qué significa esto? Pues muy sencillo, que si el coste de reparar una pantalla con el Apple Care+ contratado cuesta 29 dólares, el cambiar el cristal del reverso ascenderá hasta los 99 dólares. Por otro lado, si no tienes contratado el mencionado seguro el coste de la pantalla es de 180 dólares mientras que el cambio del reverso ascenderá hasta los 400 dólares (el precio en euros todavía no se ha oficializado). Sea como sea, queda claro que los propietarios del nuevo iPhone 8 e iPhone X deberán ser extremadamente cuidadosos si no quieren tener que pagar una cuantiosa cantidad por la reparación de su terminal. Parece que las fundas tendrán ahora más sentido que nunca…

¿A qué se debe este cuantioso coste?

A priori podría parecer una tomadura de pelo pero gracias a la gente de iFixit y su despiece al detalle hemos podido entender el motivo real de este coste. Desde el mencionado medio, han explicado que el cristal trasero lleva pegado el sensor de carga inalámbrica y separarlos es tremendamente difícil. Por lo tanto, el que quiera cambiar el cristal trasero se verá obligado a cambiar el sensor y ese es el verdadero motivo por el que el coste será tan desorbitado…

Así pues, parece que la única solución pasa por ser muy cuidadosos.

Fuente: Appleinsider

About the author

cordobaan15

cordobaan15

Nací en Cabrils, cerca de Barcelona en el 1991. Soy graduado en Administración y Dirección de Empresas en la UB. Master en Marketing Online y Comercio Electrónico por la EAE; emprendedor y creador de Bloovs Barcelona. Vivo con pasión la práctica del deporte y los avances de la tecnología.