Actualidad

¿Que hubiera pasado si el iPhone no hubiera existido nunca?

Corría el año 2000 cuando la compañía norteamericana Palm se lanzó de cabeza a la piscina con la denominada Palm Treo. Hasta la fecha, en el mercado se podían encontrar PDAs pero esta fue la primera en integrar teléfono en una PDA, con lo que el debate estaba servido: ¿Todo en uno o mejor dos por separado? Durante los siguientes años el debate se mantuvo y las PDAs con teléfono seguían sin sin arraigar en la mayoría de la sociedad.

Llegamos al 2007 y un entusiasmado Steve Jobs se subió al escenario de una nueva Key Note de Apple para presentar el que sería el primer iPhone. Muchos cuestionaron la decisión del CEO de los de Cupertino por considerar que un fabricante de ordenadores no debía introducirse en el mundo de los teléfonos móviles (a día de hoy dudamos que alguien siga cuestionando esa decisión). Siguiendo con el concepto que había desarrollado la gente de Palm (bastante mejorado), Steve Jobs y su equipo lanzaron el iPhone bajo el ya mítico eslogan “One More Thing”. Desde el primer segundo tuvo a todos los asistentes cautivados por no entender que sentido tenía un dispositivo cuya parte frontal era todo pantalla (¿dónde estaba el teclado físico?). No era necesario, este podía estar oculto y aparecer única y exclusivamente cuando era necesario. ¿Y el stylus? Como Jobs solía decir, todos los seres humanos nacemos con el mejor stylus, nuestros dedos.

Tras la presentación el batacazo parecía seguro, incluso el mismísimo Ballmer se atrevió a ridiculizar el concepto de Steve Jobs en una entrevista. Seguramente a día de hoy ese sea uno de los discursos de los que más se arrepiente pues las nuevas generaciones no son capaces de concebir un teléfono móvil cuya parte frontal no sea todo pantalla (y cada vez más grandes por cierto).

Hoy hace exactamente 10 años que el gran Steve Jobs cambió el devenir del mundo de la telefonía y la tecnología en general, con lo que resulta inevitable preguntarse que hubiera pasado si no hubiera tomado la decisión de eliminar el teclado físico y en consecuencia apostar por las pantallas táctiles. ¿Habría aparecido otro visionario dispuesto a correr el riesgo? Seguro que muchos creen que si pero lo cierto es que por aquel entonces Nokia seguía siendo un referente con teléfonos móviles “normales” y Blackberry era probablemente el terminal más completo y sofisticado para los negocios con lo que la inercia no llevaba ni mucho menos a la aparición de terminales 100% táctiles.

Así que, ¿QUÉ HUBIERA PASADO?

About the author

cordobaan15

cordobaan15

Nací en Cabrils, cerca de Barcelona en el 1991. Soy graduado en Administración y Dirección de Empresas en la UB. Master en Marketing Online y Comercio Electrónico por la EAE; emprendedor y creador de Bloovs Barcelona. Vivo con pasión la práctica del deporte y los avances de la tecnología.