iPhone X vs Galaxy S8: ¿Cuál es mejor?

Por en septiembre 15, 2017

La llegada de los nuevos modelos de iPhone (recordar que se han presentado el iPhone 8, iPhone 8 Plus y el esperado iPhone X), han revolucionado el gallinero y las comparativas con otros dispositivos de alta gama y especialmente con los “TOP” de Samsung no se han hecho de rogar. Más de uno a puesto sobre la mesa el iPhone 8 Plus y el nuevo Galaxy Note 8, aunque en este caso las comparaciones no tienen ningún sentido: el terminal de Samsung es muy superior. Sin embargo, lo que si tiene sentido es la comparación entre el nuevo iPhone X y el Galaxy S8 de Samsung.

Apple vs Samsung, iPhone X vs Galaxy S8

Es cierto que la firma surcoreana presento hace ya varios meses el nuevo y esperado Galaxy S8 con el que tenían que empezar a poner remedio a los problemas vividos con el Galaxy Note 7, pero si nos paramos a analizar las especificaciones que le componen estas son iguales o incluso superiores a las del iPhone X, con lo que lo primero que nos hemos de preguntar es si realmente merece la pena pagar los 1.100 euros que nos piden por el iPhone X si el Galaxy S8 dado sus meses de vida ya se puede adquirir por menos de 800 euros.

Empecemos pues con los datos técnicos: ambos dispositivos se muestran ante nuestros ojos con pantallas de 5,8 pulgadas y a pesar de que en ambos casos los fabricantes han apostado por pantallas “infinitas” los tamaños son ligeramente diferentes. Así pues, el iPhone X es más ancho y mas fino (12,36 x 1,09 x 077 centímetros), mientras que el Galaxy S8 es ligeramente más alto (14,9 x 6,81 x 0,8 centímetros). Donde si podemos decir que la joya de Cupertino es más pesada (174 gramos) que el Galaxy S8 que se sitúa en los 155 gramos. Es cierto que es complicado distinguir este peso cuando hablamos de cifras tan bajas, aunque cuando llevemos un buen rato sujetando el terminal para hablar por teléfono, responder emails… esos 19 gramos de menos los acabaremos agradeciendo.



Una vez nos adentramos en sus entrañas, hemos de reconocer que el Chip A11 Bionic de seis núcleos logra una velocidad y eficiencia sin precedentes. Por lo tanto, el procesador de Apple está por encima del Exynos 8895 de cuatro núcleos que monta el Galaxy S8 aunque no podemos olvidar que en determinados países el buque insignia surcoreano utiliza un Qualcomm Snapdragon 836, chip más parejo a la propuesta de Cupertino. Insistimos en que difícilmente el ojo humano será capaz de percibir la diferencia en la velocidad de procesador entre ambos dispositivos.

En el apartado fotográfico, Apple apuesta por un sistema de doble objetivo (ambos de 12 megapíxeles), mientras que Samsung se conformó en su día con la integración de una cámara de un solo sensor de 12MP. Creemos que está más que demostrado que las cámaras con doble sensor ofrecen un mayor abanico de posibilidades a los usuarios (especialmente en los campos de realidad virtual, algo a lo que Apple está dando especial importancia), con lo que este campo le otorgamos la victoria al iPhone X. Si nos fijamos en la cámara frontal, el vencedor sería el Galaxy S8 ya que su sensor de 8 megapíxeles ofrece un mejor resultado que el iPhone X con su sensor de 7MP.

En el campo de la batería la distribución en las distintas parcelas es de lo más curiosa, pues mientras cuando hablamos por teléfono el iPhone X nos ofrecerá una mayor autonomía (1 hora más), cuando se trata del apartado multimedia el Galaxy S8 nos brindará una vida más duradera (hasta 3 horas más de uso). Por lo que hace al campo de la navegación por internet, ambos dispositivos se muestran bastante parejos con lo que diremos que ambas baterías están al mismo nivel. También os decimos que a lo largo de los años han sido muchos más usuarios de iPhone que los de Galaxy S8 los que se han quejado de la autonomía de sus baterías, con lo que habrá que ver lo que ocurre cuando se empiecen a comercializar. Por el momento sabemos que el Galaxy S8 responde muy muy bien.

Por lo que hace a la tecnología de reconocimiento facial, esta esta presente en ambos dispositivos aunque de modos diferentes. Parece que en este campo Samsung va un paso por delante al ser capaz de integrar tres tipos de reconocimiento facial: reconocimiento de iris, cara y/o puntos, siendo este sistema más seguro que el que nos propone Apple que se centra en la cara en su conjunto. Además, Samsung ha sido capaz de integrar bajo la pantalla táctil un sistema de reconocimiento de huellas dactilares, mientras que Apple sigue teniendo bastantes problemas en este campo.

¿Qué conclusión extraemos?

Si resumimos ambos terminales nos encontramos en que el iPhone X es ligeramente más ancho y delgado, integra un procesador algo más potente y su sistema de cámara dual nos permitirá jugar con los efectos de profundidad en nuestras fotos por un precio de 1.100 euros en la versión de 64GB (seguro que te acabas decantando por la de 256GB que cuesta 1.300 euros por considerar que 64GB es poco, especialmente si tenemos en cuenta la posibilidad de grabar en 4K a 60 frames por segundo). Por su parte, el Galaxy S8 el ligeramente más alto y algo menos pesado, nos ofrecerá la posibilidad de tomar mayores selfies, la autonomía de su batería está más que contrastada y su tecnología de reconocimiento facial es superior, y todo esto por un precio bastante inferior (hay ofertas que nos permiten adquirirlo por menos de 600 euros).

Así que estamos ante dos dispositivos bastante iguales con una considerable diferencia en el precio. Ahora que cada uno extraiga sus conclusiones y elija el que más le convenga.

The following two tabs change content below.
cordobaan15

cordobaan15

Editor at MVL Manía
Nací en Cabrils, cerca de Barcelona en el 1991. Soy graduado en Administración y Dirección de Empresas en la UB. Master en Marketing Online y Comercio Electrónico por la EAE; emprendedor y creador de Bloovs Barcelona. Vivo con pasión la práctica del deporte y los avances de la tecnología.